Conózcanos

Hacienda Castilla, vieja casa de arquitectura caucana, con sus solidas tapias, amplios corredores y zaguanes, altos techos, ventanas balaustradas, patio y fuente con claustro, evocan el sabor de la Colonia.
Toda esta historia está rodeada de 10.000m2 de zonas verdes con viejos mangos, mandarinos, naranjos, nísperos, lichis, zapotes, guayabas, entre otros, le harán sentir la atmosfera del campo y de la cosecha.
Los centenarios orejuelos, chimichangos y guayacanes, entre otros, llenan con energía y oxigeno todo el lugar, de la contemplación y el descanso son inevitables, hogar de mariposas, aves, iguanas y ardillas que le acompañan durante su estadía.
Las orquídeas son las reinas de la casa, más muchas otras flores como lirios, buganvilias, aves del paraíso y Anturios, decoran con su majestuosidad y aroma los jardines de la Hacienda Castilla.

Existe referencia de este terreno desde la Fundación del Viejo Cartago, hoy Pereira, realizada en 1541 por el Mariscal Jorge Robledo.
Documentos Originales
En 1826, adquiere esta propiedad por adjudicación de supuestos baldíos, el doctor Jose Francisco Pereira Martínez, importante personaje nacional a quien le debe el nombre nuestra ciudad. En 1863, el doctor Guillermo Pereira Gamba , fundador de Pereira, hereda de su padre el predio que en 1884, vende a don Julio Castro y a don Benicio Angel, fundadores de dos grandes familias de la zona, quienes enfrentan un largo pleito con los herederos de Don Seferino Bueno, que decían ser, también , propietarios de dicha Hacienda aportando títulos y posesión del predio.
Gracias al mencionado pleito hoy podemos presentarles esta tradición notarial que reposa en el Archivo Histórico de Cartago. Finalmente, Don Julio renegocia parte del terreno y los Bueno desisten del pleito de linderos.
A principios del Siglo XX, empiezan a desagregarse las Haciendas que todavía existen tales como: San Jorge, Malabar, La Lorena, Cauquillo, Pomerania, La Alsacia, Pavas, El Labrador, San Isidro, Maracay y muchas otras que conforman importantes condominios y clubes deportivos de la zona, hoy llamada Cerritos.

En enero de 1926, mediante escritura publica No 144, de la Notaria 1 de Pereira, don Julio Castro, quien había vivido durante algunos años en la vieja Casa Fundadora con su hija Doña Tulia Castro de Drews y su familia, vende a don Pedro Bernal y a don Jesús Toro un terreno de 836 hectáreas incluyendo la Casa y pasa a llamarse Hacienda Castilla.
En 1968, don Alfonso Jaramillo Bernal, adquirió la Casa de la Hacienda y parte del predio a don Santiago Jaramillo. Con gran cuidado y ayuda profesional se dedicó a la restauración de la antigua casona que se encontraba en avanzado estado de deterioro.
Transcurrieron 30 años de maravillosas estadías que se fueron prolongando hasta convertirse en el lugar de vivienda de la familia.

Hoy usted la encuentra, convertida en un bello y tranquilo alojamiento donde se disfruta del solaz que da el tiempo, la tradición y un tranquilo entorno.

Bienvenidos!!